La 2ª edición de Pasaia Itsas Festibala reúne a 135.000 personas y busca el camino hacia la consolidación.

Las instituciones organizadoras presentan un balance muy positivo del acontecimiento basándose en el aumento de las cifras de participación y de visitantes, así como en la gran diversidad de públicos asistente.

El festival agradece la colaboración de voluntarios, asociaciones culturales, hosteleros, trabajadores del transporte, Puerto de Pasaia, patrocinadores, servicios de seguridad, así como la de los pasaitarras.

Pasaia Itsas Festibala es el acontecimiento marítimo cultural de carácter internacional más importante de la Costa Vasca. Ya son dos las ediciones en las que la Bahía de Pasaia se viste de cultura marítima acogiendo a cientos de embarcaciones tradicionales de valor patrimonial en sus aguas; simultáneamente música, gastronomía, artesanía, talleres y eventos divulgativos se celebraban en tierra. Durante estos días Pasaia modifica su ritmo, su color y hasta su aroma para rendir tributo al mar y a sus gentes, reivindicando así su lugar como gran enclave marítimo.

El objetivo principal de este encuentro de embarcaciones tradicionales es la reivindicación, puesta en valor y divulgación de nuestro patrimonio marítimo, un extraordinario legado que se está convirtiendo en una de las apuestas estratégicas de Pasaia y de Gipuzkoa. Pero no solo eso, su propósito es contribuir activamente a la transformación social, económica y cultural de Pasaia, de Gipuzkoa y de todo el territorio vasco. Es por ello que el Festival es una herramienta para la creación de sinergias entre agentes y para promover nuevas ideas en clave cultural, sostenible y solidaria.

Así lo recalcaban hoy en la rueda de prensa que ha tenido lugar esta mañana en Juanba Berasategi Kulturgunea de Pasai Donibane con el objetivo de presentar el balance de la segunda edición de Pasaia Itsas Festibala, en la que han intervenido Izaskun Gómez, Xabier Agote, María José Tellería, Joakin Telleria y Javier Hurtado – Alcaldesa de Pasaia y Presidenta de PIF, Presidente de Albaola y Director del Festival, Directora de Cultura de la Diputación Foral de Gipuzkoa y Consejero de Turismo, Comercio y Consumo del Gobierno Vasco respectivamente. 

El acto lo abría Izaskun Gómez dando la bienvenida y agradeciendo la presencia y el apoyo de los asistentes. Recalcaba que “El mar y la tradición marítima son parte de nuestra identidad. Forman parte de nuestro pasado, de nuestro presente y deben serlo de nuestro futuro. Con el festival marítimo reivindicamos esa tradición y situamos a Pasaia en el mapa internacional de los eventos culturales y turísticos y convierte a Pasaia en el referente de Puerto del patrimonio marítimo. Nos abre puertas para proyectar nuestra imagen en el exterior, atraer visitantes y desarrollar nuevas actividades generadoras de empleo y riqueza”. Y antes de pasar la palabra al director del festival concluía: “Para finalizar este balance, renuevo el compromiso del Ayuntamiento con la tercera edición del PIF que se celebrará en 2024, y en la que desde mañana mismo, comenzamos a trabajar”.

A continuación, Xabier Agote destacaba dos conclusiones claras de la segunda edición: “Esta edición ha sido reveladora por reforzar aspectos directamente relacionados con los objetivos fundacionales del festival. Pasaia posee un pasado tan excepcional y fascinante como desconocido, un tesoro patrimonial que merece, necesita y debe seguir siendo puesto en valor y divulgado, dentro y fuera de nuestras fronteras, donde ya es todo un referente. Y quiero subrayar que la combinación de interculturalidad, patrimonio y divulgación que ofrece Pasaia Itsas Festibala interesa tanto a locales como a foráneos. Es decir, que la cultura y el patrimonio han vuelto a ser tractores de desarrollo económico y dinamizadores sociales.

Tras las palabras de Xabier, María José Tellería apuntaba “La importancia que para Gipuzkoa tiene este proyecto en cuanto que ilustra los lazos que conectan nuestro patrimonio con la tradición marítima más universal y pone en valor nuestros valores y recursos, favoreciendo su reconocimiento por parte de quienes nos visiten, pero también por la propia ciudadanía del territorio”.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Pasaia por su parte indicaba que “es un orgullo haber colaborado en dicho evento y así poder acercar nuestro puerto a la ciudadanía, difundiendo su aportación a la historia, la economía y la vida de los pasaitarras, pues el Puerto de Pasaia es uno de los ejes estratégicos en el desarrollo económico y socio cultural de Pasaia y del territorio de Gipuzkoa en general.

Finalmente, Javier Hurtado cerraba las intervenciones recordando que es precisamente este papel impulsor lo que define la apuesta del Departamento de Turismo, Comercio y Consumo por apoyar el Festival Marítimo “porque es un acontecimiento fundamental para la proyección de nuestro territorio, para la revitalización de Pasaia y su comarca y para la promoción turística. Además, es un evento que se alinea con nuestra estrategia de desestacionalización y de repartir flujos turísticos por todo el territorio. Y, también tiene un impacto clave en nuestra proyección internacional”.

El festival en cifras

Los datos que resumen en cifras el balance de Pasaia Itsas Festibala 2022 reafirman la sensación de éxito de este evento marítimo-cultural celebrado el pasado mes de mayo en la bahía de Pasaia, más aún teniendo en cuenta las altas expectativas generadas tras la edición de estreno, en mayo de 2018. El impacto económico se  ha traducido en un retorno de 5.42€ por cada € invertido, un 60% más que la primera edición, con un gasto medio de 30 € por visitante, 10€ más que en 2018. Todo ello, sin tener en cuenta las rentas generadas en las localidades del entorno ni los retornos obtenidos por la contratación de empresas locales para el desarrollo de las actividades programadas, el 81% del gasto se ha realizado en empresas guipuzcoanas.

Otro de los aspectos relevantes es el atractivo que genera en los medios de comunicación este Festival, tanto en su primera edición como en esta segunda. Y es que un evento de tan sólo tres días y medio de celebración consigue acaparar la atención de todo tipo de programas y medios de comunicación. En este sentido, sólo el eco obtenido en los medios de proximidad ha superado el millón de euros. Pero más allá del valor económico de la proyección lograda, lo que hay que subrayar es el hecho de que se trate de un impacto que posiciona a Pasaia, Gipuzkoa y Euskadi como destino de atractivo cultural y turístico. 

En lo que respecta a las cifras de actividad del evento, el estudio de impacto señala entre otras las siguientes:

  • 163 embarcaciones tradicionales navegaron por las aguas de la bahía, con más de 800 tripulantes 
  • Embarcaciones de más de 20 lugares de procedencia, el 47% de las cuales han sido de origen internacional
  • 160 personas voluntarias trabajaron en tierra en el festival y otros tantos en el agua

El nivel de acogida entre el público fue también muy relevante, como acreditan los datos obtenidos, algunos de los cuales se han citado previamente:

  • 135.000 personas visitaron Pasaia Itsas Festibala
  • La valoración del registro de impactos de los medios de comunicación de proximidad compilados ha sido de: 1.183.098€
  • El retorno económico es especialmente positivo, pues aproximadamente cada € invertido en el festival ha tenido un retorno de 5,42€ en la economía de Pasaia
  • Diversas instituciones solidarias han podido, además de recaudar fondos, a través de la venta de sus productos y también gracias a la aportación económica que ha hecho el festival, continuar con su labor de sensibilización en lo que respecta a la emergencia humanitaria utilizando el contexto y espacios ofrecidos

Más allá de las cifras económicas, hay que mencionar los datos que revelan las encuestas realizadas por Oarsoaldea a voluntarios, proveedores, colaboradores y visitantes, donde el grado de satisfacción ha sido muy alto; de hecho, el 97 % de los entrevistados afirma que repetiría la experiencia de visitar el festival y el 96% volvería a Pasaia. En lo referente al programa cultural, el elevado número de agentes locales implicados y los recursos destinados a propuestas de los mismos indican que el festival ha cumplido ampliamente con otro de sus objetivos fundacionales: convertirse en un elemento dinamizador económico y sociocultural de la zona.

Por último, no se puede obviar que Pasaia Itsas Festibala es un festival intrínsecamente complejo, un acontecimiento singular y único cuyo desarrollo depende de la confluencia de las voluntades y compromisos de muchas instituciones y personas. Es por ello que la organización del festival ha querido subrayar la labor de todos aquellos que han hecho posible esta cita con el patrimonio marítimo: asociaciones culturales locales y solidarias, personas voluntarias, hosteleros, empleados de servicios municipales, clubs deportivos, cofradía, todos los centros escolares, empleados del transporte público, agentes de seguridad y protección civil, patrocinadores…