La goleta emblemática “La Recouvrance”, barco embajador de la metrópoli de Brest, visitable del 26 al 29 de mayo en Pasaia Itsas Festibala

… 

El legendario navío tiene diez velas y es el barco bretón más grande de la flota tradicional entre la serie de siete aparejos antiguos de la región

Ya no queda nada. Pasaia empieza a vestirse de fiesta para recibir del 26 al 29 de mayo a todas las embarcaciones y personas que la visitarán. Se pone aún más bonita para dar la bienvenida a quien venga a esta celebración marítima. Pero no es la única. 

La Recouvrance, réplica de un barco militar del siglo XIX, viene también, engalanada en negro, verde y oro con sus 150 toneladas, sus dos mástiles, su presencia, su tamaño, su mascarón de proa y su travesaño finamente decorado que la convierten en un velero reconocible, incluso en alta mar. A ello hay que añadirle sus 430 m2 de superficie vélica que le permiten tomar el viento con una facilidad, potencia y velocidad desconcertante. Esta goleta hoy en día  está dedicada a la navegación de recreo y será una de las embarcaciones de grande porte que se podrá visitar en Pasaia Itsas Festibala.

 

La Recouvrance, barco embajador de la metrópoli de Brest

La idea de La Recouvrance se concibió originalmente en 1990. Nació de la iniciativa y la participación financiera de los habitantes de Brest, con motivo del concurso nacional «Bateaux des Côtes de France». La propuesta de una réplica de un barco fue rápidamente aceptada y se fundó una asociación para poner en marcha el proyecto.  El Chantier de l’anse du Guip de l’île aux Moines heredó el proyecto y comenzó a construir la goleta en 1991, instalándose en Brest en el muelle Malbert. 

Propiedad de la Ciudad de Brest, administrada por la Société d’Économie Mixte Brest’aim, atestigua la tradición, pero también la modernidad de la vocación marítima de este rincón de Bretaña.  Su nombre tiene una historia detrás, y es que “La Recouvrance” hace referencia al nombre del barrio más famoso de Brest, aquel donde las esposas de los marineros rezaban a Notre Dame )no se traduce!) para que protegiera a sus hijos o maridos que se habían hecho a la mar.

 

Un barco tradicional

En cuanto a la tipología, se trata de una réplica de un aviso, un barco militar del siglo XIX, originalmente destinado al transporte de correo urgente, a la vigilancia y protección del comercio y a la represión de la trata de esclavos en las costas de África y las Antillas.  Históricamente fueron cuatro los barcos que participaron en estas misiones de vigilancia y protección comercial, con 50 a 60 hombres a bordo y 6 carronadas de 24, concretamente las goletas Fine, Doris, Daphne y Levrette, construidos según el plan estándar de la primera balandra, denominada «IRIS”. La Recouvrance es por tanto una goleta de gavias construida sobre los planos de la goleta «IRIS”,  un modelo diseñado por el arquitecto naval Hubert en 1817. 

La construcción del barco comenzó en 1991 y empleó mano de obra tanto voluntaria como remunerada. Con nada más y nada menos que 150 toneladas, y parcialmente completada, se botó en el festival marítimo de Brest de 1992 admirada por miles de espectadores. El armamento se terminó en 1996 y el acondicionamiento interior en la primavera de 1998. El legendario navío tiene diez velas y es el barco bretón más grande de la flota tradicional entre la serie de siete aparejos antiguos de la región. 

 

La Recouvrance en Pasaia

La Recouvrance, propiedad de la ciudad de Brest, es embajadora y símbolo de la ciudad. Esta emblemática embarcación participa en los principales eventos náuticos, encuentros de embarcaciones patrimoniales y salidas de las principales regatas oceánicas. Durante los días 26 al 29 de mayo, su amarre será Pasaia.

La Recouvrance impresiona y atrae con su bosque de cabos y aparejos, con sus colores de gala. A diferencia de los barcos tradicionales con cabrestantes, aquí hay que tirar de las cuerdas para manejar las velas. ¡Y son 4 kilómetros de velas de las que hay que tirar para que no se enreden! 

Acercarse a ver La Recouvrance es imaginar y recuperar la gloriosa época de la marina a vela y de las expediciones lejanas. Contar con la presencia de este barco en la bahía de Pasaia brindará la oportunidad a los amantes de las embarcaciones tradicionales de verla de cerca y visitar su interior; pero no sólo a ellos, el objetivo es que durante estos 4 días todos miremos al mar de una manera diferente. Reserven agendas del 26 al 29 de mayo para disfrutar tanto de esta goleta como de las más de 150 embarcaciones que navegarán en la bahía al son de un programa cultural lleno de actividades también en tierra. 

… 

…