El segundo día del Pasaia Itsas Festibala ha reunido visitantes de todas las edades, con
una destacada afluencia de público francés. Las familias, escuelas y el público en
general que se ha acercado hoy a la bahía de Pasaia ha participado en distintas
actividades infantiles y también ha podido descubrir cómo son por dentro los barcos
legendarios de gran porte que el festival da la oportunidad única de visitar.
Entre los barcos que los asistentes han podido visitar, hay el Marité (1922), una goleta
de tres mástiles procedente de Normandía; el Oosterschelde (1917), el último barco
holandés de estas características que sigue en activo; el Shtandart (1999), una réplica
de una fragata rusa del siglo XVIII; y La Recouvrance (1992), una réplica de un barco
militar del siglo XIX destinado al transporte de correo urgente. Todas estas
embarcaciones se podrán visitar hasta el domingo 29 de mayo, previa compra de
entradas (https://sarrerak.pasaiaitsasfestibala.org/).

Las escuelas de Pasaia han tenido unos guías de lujo: Porrotx, Maramotots y Txo
mikmak Txikia les han hecho una visita muy especial a los imponentes barcos y luego
les han acompañado hacia Albaola, donde han sido espectadores de una
demostración de oficios tradicionales. Para finalizar el recorrido, han plantado dos
árboles en un acto simbólico que les ha recordado que son los protagonistas de un
futuro que deben construir sin olvidar las raíces del pasado. Sin duda, ha sido una
mañana inolvidable.

Una charla a bordo del Shtandart

Por la tarde el buen ambiente ha seguido con un pasacalles y un concierto basado en
los cuentos de Aita Manuel, que ha tenido lugar en la plaza nueva de San Pedro. A
pocos metros, ha colgado el cartel de aforo completo una mesa redonda a bordo de
la fragata rusa Shtandart sobre las realidades de las/los migrantes y refugiadas/os. En el
encuentro han participado miembros de la red de apoyo Irungo Harrera Sarea, de
Salvamento Marítimo Humanitario Aita Mari, de Sos Racismo y del proyecto Zaporeak.
Ha moderado el acto el periodista y bertsolari Amets Arzallus.

Victor Hugo vuelve a Pasaia

Ha habido planes para todos los gustos en este segundo día de PASAIA ITSAS
FESTIBALA. Uno de los momentos más emocionantes se ha producido a las 19 horas, en
el Kulturgunea de Pasai Donibane: una platea llena ha podido disfrutar de una
adaptación de Los Miserables, el clásico de Víctor Hugo. Las canciones más conocidas
han sido interpretadas por un gran coro y cantantes solistas, piano en directo y el
propio Víctor Hugo ha compartido sus reflexiones al crear la obra. También se ha
podido escuchar a la Coral Trintxerpetarra en la Iglesia de Pasai Antxo.

 

Y, para finalizar el día, una noche más ha habido música en los distritos de Donibane y
Trintxerpe: en Donibane han actuado Deñe, Muga y Fetén Fetén, que ha presentado
“Melodías de Ultramar”, un recorrido musical a través de los viajes que ha realizado la
formación por mares y océanos. Al otro lado de la bahía, en Trintxerpe, las bandas
Kyxo, Lamiak y Liher han animado la noche del público asistente que ha disfrutado y
bailado con sus ritmos.

Un día más el espíritu de Pasaia Itsas Festibala se ha colado en los cuerpos de los
asistentes, voluntarios y participantes que lo están haciendo posible y que se van a
llevar a casa múltiples recuerdos frente al mar, fotografías en las impresionantes
embarcaciones que nos visitan, paseos por el muelle, momentos de diversión en los
distintos escenarios del festival…

 

La goleta Recouvrance hace posible una exposición en Donostia

Esta tarde también se ha inaugurado la exposición Gildas Flahault en el Euskal Itsas
Museoa, en Donostia. Su obra ha llegado en una de las grandes embarcaciones que
forma parte de Pasaia Itsas Festibala, a bordo de La Recouvrance. Dentro del marco
de Pasaia Itsas Festibala, la exposición está compuesta por reproducciones de una
selección de pinturas realizadas entre el año 1980 y el año 2020. La mayoría de estas
escenas y paisajes fueron pintados al óleo sobre lienzo o sobre paneles de madera y
podrá admirarse en el Museo Marítimo Vasco, en el muelle de San Sebastián.